La blockchain tiene un potencial sin explotar en América Latina, la región podría ganar mucho más con esta tecnología

por Juan Ibagon – Cofundador de LA Conexión

Durante los últimos 50-70 años, la región ha sido inestable y muchos ciudadanos se han visto obligados a encontrar diferentes formas de proteger su riqueza y sus ahorros. Tras el auge de 2017, las criptomonedas experimentaron una amplia adaptación, y esta tecnología pareció ofrecer una alternativa a las monedas nacionales y una forma de combatir la inflación, especialmente en casos como el de Argentina y Venezuela.

Al mismo tiempo, más de la mitad de la población de la región sigue sin tener acceso a servicios financieros básicos como pagos digitales, transferencias de dinero, préstamos al consumo e inversiones individuales.

Con el amanecer del sector fintech en Latinoamérica, las empresas fintech de cadenas de bloques podrían entrar en este mercado y ofrecer alternativas reales a 600 millones de personas, aumentando así la inclusión financiera. Asimismo, las nuevas PYMES podrían utilizar nuevas plataformas para entrar en este mercado y lograr un crecimiento inimaginable.

Además del potencial de inclusión, la tecnología permitirá y dará la oportunidad a los ciudadanos de luchar contra el mayor de los problemas de la región: la corrupción.

Corrupción, el cáncer en América Latina: Bloqueo de la solución en el sector público

Si los gobiernos nacionales de América Latina utilizaran la tecnología de cadenas de bloqueo para registrar las transacciones, se garantizaría la transparencia y se ayudaría a evitar la apropiación indebida de los fondos necesarios para un crecimiento económico sostenible a largo plazo.

En una región donde la política ha amenazado los derechos de propiedad, la cadena de bloqueo y los libros descentralizados podrían proteger la propiedad de los activos manteniendo registros inmutables.

En los sistemas de votación, la tecnología podría hacer más accesible el voto, prevenir el fraude y permitir auditorías de los resultados electorales.

Tecnologías como la de la cadena de bloques con su naturaleza de libro mayor descentralizado e inmutable podrían ser el factor clave para restaurar la confianza en las instituciones públicas a fin de lograr una democracia más transparente y saludable.

Blockchain para el sector privado

En los países de América Latina, las empresas de nueva creación y las empresas están implementando tecnologías de cadena de bloques en una variedad de industrias. Argentina, México, Colombia y Brasil son los países donde los empredimientos de cripto y fintech están creciendo a una velocidad sin precedentes.

Los corredores de criptografía brasileños como Bitcoin to You y Foxbit gestionan una gran parte de los intercambios para los usuarios de criptografía del país, mientras que la bolsa mexicana Bitso trabaja en un país donde 80 millones carecen de acceso a servicios bancarios básicos.

El sector privado de Colombia también está liderando el camino con una adopción temprana e innovadora. La construcción de un impulso cada vez mayor para la adopción de cadenas de bloques en el sector privado de América Latina podría algún día remodelar las industrias y redefinir los servicios.